Estudio Arqueológico de la “La Carrera 4ª, un eje regulador para Bogotá”

Línea de investigación:

Este estudio corresponde al Monitoreo y Rescate arqueológico del Proyecto Redes Ambientales Peatonales Seguras – RAPS Las Nieves fase 1. El proyecto RAPS contempla la adecuación de los andenes ubicados en 5 ejes estrategicos para la conectividad de la ciudad con el centro de Bogotá, que son: 1) la Carrera 4ª desde la Calle 7 hasta la Calle 24, 2) la Calle 22 desde la Carrera 3ª hasta la Avenida Caracas, 3) la Calle 24 desde la Carrera 4ª hasta la Avenida Caracas, 4) intervención parcial de la Plaza de la Concordia, y 5) intervención parcial del eje ambiental en dirección a la casa museo Quinta de Bolívar.

RAPS 2

Los ejes que serán intervenidos por la obra tiene una gran relevancia en el desarrollo de la ciudad, tanto en términos urbanos como en términos históricos. La Calle 22, al igual que la calle 24 (aunque ésta no tuvo tanta relevancia como la 22), se constituyeron como un eje importante que conecta a la ciudad entre el oriente y el occidente. Hacia el oriente servía de conexión con Monserrate, molinos y asentamientos no formales de la ciudad, que posteriormente se conocerían como el Paseo Bolívar. Hacia el occidente, la Calle 22, durante buena parte de la época colonial, era la ruta hacia el pueblo de indios, luego municipio de Suba.

Sobre la calle 22 se han construido fábricas de gran importancia para la ciudad, como lo fueron la Fábrica de Vidrios Fenicia y la Fábrica de Lozas Faenza, hoy declaraods Bienes de Interes Cultural por el Ministerio de Cultura. Debido a que la calle 22 era un eje de conexión entre oriente y occidente, fue necesaria la instauración, en la década de 1920, de una nueva línea del tranvía que subía por dicha calle, desde la carrera séptima hasta la carrera 1ª; esto para suplir la necesidad de transportar obreros a las fábricas de la zona y para las personas que se dirigían al cerro de Monserrate.

RAPS 4

Por su parte la Carrera 4ª, sirvió en distintas épocas como un pretendido borde o vía para contener y regular el desarrollo urbano de la ciudad. La Carrera 4ª se constituía en el borde oriental de la traza de la ciudad, según el modelo urbano hispanoamericano. Para el siglo XVIII, hay indicios arqueológicos de una mayor densificación por encima de la Carrera 4ª, particularmente en el sector comprendido entre la Calle 7 y la Avenida Jiménez. Durante el siglo XX, este eje se convierte en protagonista de las diversas proyecciones sobre el desarrollo de la ciudad, en términos de conexión entre el sur y el norte por el costado oriental de Bogotá, así como en un límite para zonificar los usos del suelo. De acuerdo con ello, la Carrera 4ª marca el límite entre un uso de habitación, administración y negocios, del circundante donde se puede desarrollar la industria ligera.

Hasta el momento los hallazgos arqueológicos que se han hecho corresponde a pequeños fragmentos de cerámica y huesos de animal descontextualizados, un clavo de hiero posiblemente elaborado entre 1834 y 1847; evidencias del uso de tubería de arcilla para el transporte de cableado eléctrico de procedencia inglesa, que de acuerdo con información histórica pueden ser de mediados del siglo XX; piedras de cimentación de muros de tapia de las primeras casas ubicadas en la carrera 4; y finalmente una cañuela en ladrillo con tapa en piedra sobre la calle 24 que aparentemente se conecta con el colector que baja por esta calle.  Debido a que la obra está en curso se continua con el monitoreo previsto hasta el mes de marzo de 2016, de acuerdo con el cronograma inicial de la obra.

RAPS 3